• Mar. Sep 7th, 2021

Los errores más frecuentes al tomar el sol

May 22, 2021
Pecados capitales al sol

Hay quién huye del sol y hay quien lo adora hasta el extremo de estar lo más bronceado posible. Sea cual sea tu caso, si vas a estar expuesto a los rayos del sol, no cometas los errores más frecuentes al tomar el sol.

El astro rey

Además de darnos, luz, calor y turistas a España, también puede dar muchos disgustos a corto, medio y largo plazo. Hay efectos que se ven inmediatamente, y otros que se ven a lo largo del tiempo.

A corto plazo

Los efectos más inmediatos dependen del fototipo de piel. Hay personas que se queman con dar un paseo a la sombra, mientras que hay otras que difícilmente se queman.

A medio y largo plazo

A medio y largo plazo baja la síntesís de colágeno y elastina en la piel, que son proteínas que le dan un aspecto joven y sano a la piel, provocando las temidas arrugas.

En los peores casos, la producción de melanina y células canderosas se disparan, pudiendo producir cáncer de piel.

Los errores más frecuentes al tomar el sol

El sol es responsable del aumento de endorfinas y serotonina, dicho claramente: estamos de mejor humor, y nos descuidamos, descuidando también la piel. Frente al sol, ninguna piel está a salvo, especialmente los fototipos solares más bajos: albinos, pelirrojos y personas con piel muy clara.

Tomar el sol directamente sin protección

Los problemas se agravan cuánta más clara es la piel base de la persona. Más provabilidad de eritemas (rojeces) y quemaduras solares.

Que la piel «se pele» no es más que un mecanismo de defensa del cuerpo para renovar la piel a la mayor brevedad posible para responder a la agresividad de los rayos solares.

Descuidarse en los días nublados

Uno de los errores más frecuentes al tomar el sol, durante días nublados en los que incluso la sensación térmica es fría, es no usar protección solar al no notar tanto el calor. La mayoría de las quemaduras más graves se producen en los días nublados. Ante las bajas temperaturas, es normal que muchas personas se descuiden y bajen la guardia, pero los rayos solares se filtran a través de las nubes. Haciendo que las personas tarden más tiempo en darse cuenta que se han quemado.

Estar a la sombra, no es estar a salvo. Los rayos solares se reflejan en el agua, arena, hierba y en la nieve cuando es invierno.

Tener fe ciega en los fotoprotectores solares

No hay ningún fotoprotector solar en el mercado que proteja al 100% de los rayos solares. Lo máximo que hay disponible en el mercado son FPS DE 50 o 50+, salvo en farmacias a precio de oro hay disponibles de la firma española Isdin 100+ para pieles ultrasensibles.

No renovar las aplicaciones de protector solar

Las aplicaciones deben ser generosas, repitiéndose cada dos horas en un día de playa o piscina, y después de sumergirse en el agua.

Los componentes de los protectores solares, en la mayoría de los casos son químicos, y a pesar de ser más ligeros y agradables, se degradan con el paso del tiempo y la exposición solar.

Usar el protector solar de años anteriores

Esto es principalmente en el caso de los protectores con filtros bajos, por lo mismo que se ha dicho en el apartado anterior. Los protectores solares en la mayoría de los casos son químicos que se degradan con el paso del tiempo, aunque permanezca en el frasco y que no se haya usado, los cambios bruscos de temperatura y el calor de la playa y piscina, acelera la degradación de la fórmula.

Bajar la guardia porque estamos bronceados

Hay personas que según adquieren el bronceado, dejan de usar protección solar. El bronceado no nos protege, simplemente es un mecanismo de defensa del cuerpo ante el daño solar.

Aplicar el protector solar demasiado tarde

Es muy común aplicarse el protector justo al momento de entrar en el recinto de la piscina o en la playa. Lo más recomendable es aplicarse el protector en casa.

Pensar que el protector solar solo es necesario en la playa y la piscina

Por sorprendente que parezca, en zonas de montaña también es necesario.

Usar protector solar solo en verano

Las peores quemaduras se suelen producir en primavera, la gente baja la guardia con los primeros rayos solares fuertes. También son peligrosos los rayos solares en invierno, especialmente en la nieve, porque refleja con gran intensidad los rayos solares.

El protector solar se debe usar todo el año.

Usar protectores solares con un índice de protección solar muy bajo

Los dermatólogos recomiendan no bajar del FPS 30. A pesar de que hay muchas personas que desean estar bronceadas a la mayor brevedad posible, tendiendo a escoger índices de protección solar inferiores.

Olvidar proteger algunas zonas

Puede parecer una exageración, pero hay zonas que sufren porque las descuidamos, los empeines de los pies, las manos y las orejas. También los labios son los grandes olvidados.

Usa un producto específico para el rostro, y otro específico para los labios y renuévalo cuantas veces haga falta.

El cuero cabelludo, que es la piel que cubre el cráneo, también se puede quemar. Las personas calvas, lo suelen tener muy presente. No te decimos que embadurnes tu melena con crema solar, un gorro, un sombrero o pañuelo es suficiente.

Si tienes tatuajes…

Si tienes uno o varios tatutajes y los tienes recientes y quieres retocarlos lo más tarde posible, debes usar un protector solar de alto espectro, y si es un producto específico para tatuajes mejor. En el mercado hay muchos protectores solares que son específicos para pieles tatuadas, muy resistentes que aguantan hasta una hora bajo el agua, evitando repetir tanto las aplicaciones.

No obstante si quieres eliminar un tatuaje del que te arrepientes, debes saber que el sol no es tu aliado. Debes igualmente protegerlo del sol, mientras comparas lugares y presupuestos para eliminar el tatuaje molesto en invierno.

Es mejor evitar que un tatuaje recién hecho, vea el sol durante el primer mes. Recuerda que el tatuaje es una herida, y el sol puede hacer que la cicatrización y recuperación de la piel se vea afectada, corriendo el riesgo incluso de infecciones.

Exponer a niños pequeños

Otro de los errores más frecuentes al tomar el sol es exponer a niños pequeños en horas centrales del día y sin protección alguna. Los bebés menores de 6 meses deben estar alejados del sol, bajo ninguna circunstancia se les debe exponer frente al sol. A partir de los 6 meses, protectores con un elevado índice de protección solar, con ingredientes físicos que hacen de pantalla. Los mejores ingredientes físicos en protectores solares y los más usados son óxido de zinc (se suele usar en cremas para evitar irritaciones en el culete), y dióxido de titanio (se suele usar productos de maquillaje).

La protección se debe aplicar en toda zona del niño que no esté cubierta con ropa. Siempre a la sombra y protegidos con camiseta amplia y gorro.

Los protectores físicos no son tan estéticos, pero son los mejores protectores para los niños y los adultos con pieles muy sensibles al sol.

Olvidarte del sol después

Después de haber estado bajo la exposición solar, es más que recomendable usar productos específicos como los aftersun. Son hidratantes que ayudan a la piel a recuperarse antes de la exposición de los rayos solares y evitan tiranteces y picores.

¿De dónde surgió el deseo de la piel bronceada?

La locura por el sol y oscurecer la piel fue iniciada involuntariamente por la diseñadora Gabrielle Bonheur, más conocida por todos como Coco Chanel. Fue en 1923, al regresar con la piel bronceada de unas vacaciones. Las fotos de Coco Chanel bronceada corrieron como la pólvora en los medios. Así fue el inicio en Europa y en Estados Unidos la obsesión por estar lo más bronceado posible.

Lucir una piel bronceada, es un ideal de belleza occidental que a día de hoy sigue vigente, especialmente entre las mujeres,

No merece la pena jugarse un cáncer de piel por lucir un tono bronceado, que desaparece enseguida o bien para parecer un Simpson en invierno.

Esperamos que no peques frente al sol, y tengas el recuerdo de un verano maravilloso. Toma el sol con precaución, más vale quedarse corto que excederse, evitando así los errores más frecuentes al tomar el sol. Si tienes dudas o sufres piel sensible, no dudes en consultar con tu médico o farmacéutico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *