• Mar. Sep 7th, 2021

Desmontando a la gata de Schrödinger

Ago 13, 2021
Desmontando a la gata de Schrödinger

Desde que se hiciera conocida a raíz de un vídeo viral allá por el 2018, no ha parado de crecer. A día de hoy es un canal verificado con más de medio millón de seguidores. ¿Pero qué ocurre realmente con Rocío Vidal Menacho? Desmontamos a la gata de Schrödinger.

No tiene formación científica

Rocío Vidal Menacho es el nombre real de la gata de Schrödinger. Se presenta como una divulgadora científica. Sería como la versión femenina del periodista Ramón Sánchez Ocaña, periodista especializado en la salud.

Pero el hecho es que la castellonense toca todos los palos, o materias, habidos y por haber. Siendo más viral sobre vídeos de salseo, en los que cae en una línea difusa que separa una crítica de una supuesta difamación contra otros youtubers.

No es estrictamente necesaria una formación universitaria de una carrera concreta de ciencias, pero si hay una base de conocimiento deficiente. Si no están claros los conceptos más básicos y elementales, el resto se desmorona. Es como si una persona no domina las sumas y las restas, con toda probabilidad fallará en operaciones matemáticas más complejas como ecuaciones.

Las foreras o «primas» de Cotilleando se pronuncian

Son muchas las primas de Cotilleando que expresaron su opinión sobre la gata de Schrödinger.

Anusk

«Prima, otra bióloga aquí. Me pasa exactamente lo mismo con el tema ciencia-gata
Ha hecho un máster de divulgación científica, ya está. Puedes encontrar en las redes a zoologos, botánico, bioquímico etc… que divulgan y lo hacen con una base, conocimientos apoyados con estudios y que rebaten bulos (ya sea de conceptos típicos como históricos).
Esta chica por lo que he visto, tiene una visión bastante sesgada que se queda en un leer y ya
«.

«Puedo ser un peñazo con esto, pero es que en mi opinión para divulgar algo hay que conocerlo y para eso, solo leer lo que ha dicho alguien, pues es un poco divulgar en bragas, sin saber de qué va el tema.
Que se que se debe llegar a gente pero hay gente que divulga habiendo profundizado y entendido de lo que habla, explicando las cosas como son, con su justificación
«.

Se cuelga medallas ajenas

Su primer vídeo viral fue gracias a la web Cotilleando, en el que prácticamente copia el contenido. Y no solo se adjudica ese mérito, la Castellonense también carece de creatividad. Hasta tiene la poca vergüenza de reproducir un chiste de forma literal sobre las chamanas modernas. ¿Tan difícil es realizar una versión propia?

Sus vídeos más virales son sobre cotilleos, o bien para despellejar a otro compañero de plataforma

Así lo hizo con el youtuber Jpelirrojo, pero suavizando el discurso sobre el joven madrileño. No fue tan dura ni tan cañera como lo fue en su momento contra María Cadepe y Claudia Ayuso.

Aunque bien es cierto que Jpelirrojo se equivocó, y realizó una maniobra a la desesperada, en la que quizás podría tener problemas legales por pedir a sus seguidores 4.000 para obtener el éxito, alguno de ellos estaba a punto de cumplir la mayoría de edad. Fue un tema candente de lo que todo el mundo hablaba, hasta Estibaliz Quesada, más conocida como Soy una pringada, arremetió contra Jpelirrojo metiéndose hasta con su vida personal sin contemplaciones. Aunque en el caso de Quesada, ella ha tenido polémicas porque se mete con todo el mundo desde un personaje patético en el que se ampara, del que el consumidor de Youtube se debate entre reírse o sentir lástima.

Pero el hecho es que Jpelirrojo estaba en boca de todos por vender a precio desorbitado unos cursos que son una pérdida de dinero, pero el hecho es que la gata no dudo en hacerle un despelleje light con respecto a otros youtuber.

Busca la polémica, y si es posible se victimiza

Otro motivo para estar desmontando a la gata de Schrödinger es buscar la polémica inecesaria, la polémica por polémica. Al buscar la polémica innecesaria, se expone a unos riesgos absurdos de los que desconocemos si es consciente o no.

Si una persona no ve el veganismo como forma de vida, sí puede meterse en un foro de veganos a debatir o a discutir o para molestar. Pero Rocío va más allá, se presenta allá dónde ve que puede sacar chicha. Quién sepa quién es ella desde hace tiempo, sabe que es muy lista y no da puntada sin hilo. ¿Por qué? Porque Rocío Vidal lo hace en persona.

Lo que la castellonense hace sería un equivalente a acudir a una celebración del Real Madrid con una camiseta y otros productos de merchandising del Barça. Lo más leve que puede pasar, es que sea mirada con malas caras e incluso que sea increpada. ¿Cómo es posible para una persona que pida respeto en esa situación? ¡Pues Rocío Vidal en una manifestación que cuestionaba la información oficial del covid-19!

Dejando a un lado la politización de la pandemia por parte de unos y de otros, Rocío no valora los riesgos, exigiendo respeto a Rafapal, un periodista que es la definición personificada de persona irrespetuosa. ¿Qué hace Rocío Vidal pidiendo respeto a un sujeto irrespetuoso como Rafapal? Publicidad.

Volvemos a repetir que Rocío no da puntada sin hilo, pero no asume riesgos o bien los omite, quizás cegada por las ventajas que considera que va a tener. Publicidad, popularidad, repercusión eran los objetivos de Rocío Vidal, a pesar de los riesgos. De hecho, numerosos medios se hicieron eco de ese incidente y victimizaron a Rocío.

La jugada de Rocío salió redonda. Si sale llevando la contraria a un grupo que con comparte su pensamiento con la versión oficial, se le dará publicidad. Si Rocío es increpada por un perfil tan machista e irrespetuoso como Rafapal, se victimizará y haciéndose viral.

De no ser porque hay cámaras, también Rocío podría haber corrido el riesgo de haber perdido o haber sido robado su equipo de grabación. E incluso el riesgo de agresión física también está muy presente, pero Rocío Vidal dará la vuleta a la tortilla victimizándose otra vez. Es como si me pongo a molestar a un miembro de seguridad de la puerta de una discoteca o local de ocio, alguno ha regresado calentito a su casa por pasarse de listo. Pues así es la gata de Schrödinger, jugando con los límites de forma casi suicida.

En otra ocasión, Rocío se infiltra en un festival de pseudociencia que fue publicitado como el Festival de la Sabiduría, hasta la propia youtuber exclama: «En fin, ¡lo que hay que hacer por unos likes!» Aunque este comentario se puede interpretar como humor, ironía o quizás en ese momento dejó aflorar el subconsciente. No tiene un choque tan frontal como con Rafapal, pero el ambiente es más relajado. Pero Rocío intuye que tanto ella como su compañero han sido reconocidos por alguno de los miembros. En ese momento la gata de Schrödinger descubre que Internet es casi un patio de vecinas. En el caso de Rocío Vidal es lógico tras la repercusión de su vídeo de las Chamanas modernas.

Pero el título de la imagen de portada «infiltrada en un festival magufo», parece un poco faltón. Aunque Rocío no se caracteriza por exigir respeto a su persona, pero se caracteriza por no tenerlo. Aun así, la jugada le salió bien, y por el momento los magufos no han tratado, que se sepa, de tirarle los vídeos.

Según sopla el aire

Con el asunto del covid Rocío ha sido casi como el Gobierno de España, cambiando el discurso casi de un día para otro. Al principio no le daba importancia, y luego llegó casi a niveles de alarmismo.

Al sol que más calienta

Rocío Vidal es más lista que el hambre y ha sabido a qué gran árbol juntarse. Los numerosos comentarios de los miembros de la comunidad Cotilleando son prueba de ello. En apariencia la relación de la gata de Schrödinger con otro youtubers son vino y rosas, pero solo es apariencia.

Así lo afirma la forera Castañarevelde: «Chicas, habeis notado que Ter al parecer no la soporta, en un video puso a patri de antroporama con un corazón y es amiga de los youtubers divulgadores, pero de la gata, nada… me huele a que no la pasa«.

Volvamos al punto de partida

Según muchas foreras o «primas» de Cotilleando Rocío se ha apropiado de lo que escribían muchas personas en Cotilleando. Sí, lo que se puede leer al principio de este artículo. Son numerosas las usuarias que se señalan la apropiación del contenido, y de las malas artes de la youtuber para ascender a lo más alto.

Tortillapapas

«Pegó el pelotazo con el vídeo de las chamanas fusilando contenido de este foro y vio el camino despejado para erigirse como LA divulgadora científica de YouTube España, un hueco que estaba ocupado por: nadie«.

Chismosita90

«Yo vi unos cuantos videos de esta tipa porque creia que era algun tipo de cientifica y divulgababa en plan didactico. Luego me di cuenta que mezclaba churras con merinas, y que era periodista (muy bien por ella) pero que de cientifica tiene lo que yo de millonaria.
Y ya como guinda que es amiga de UTBH, pues chica, poco feminista serás con esas compañia
s».

Katse

«Si no me equivoco y no me estoy confundiendo con otra persona, hace tiempo la escuché decir que su madre trabajaba en una radio y que de pequeña salió en un programa de estos de niños haciendo movidas. Probablemente le haya ayudado bastante con la milenaria práctica del enchufismo«.

Todo está en los libros

Si tienes un libro para publicar y eres popular en redes, te encontrarás con pocas trabas para publicar. La calidad es algo secundario. Aunque no hayas leído un libro en tu vida, existe la archiconocida figura del «negro», persona que escribe por encargo, pero ante el gran público el que se lleva los méritos es el famoso, e influencer de turno. En el caso de la gata de Schrödinger, lo más probable lo que haya escrito ella.

Si quieres saber curiosidades, decántate por otros autores. Si quieres ampliar más sobre esta y otros youtubers, además de personajes públicos, el foro Cotilleando es el mejor en castellano.

Un comentario en «Desmontando a la gata de Schrödinger»
  1. Es una pedante de alucinar, y me trina cuando habla de psicología porque la caga muchísimo. Pero como lo dice tan segura de sí misma, cualquiera se la cree. Como comercial sería estupenda xq vende la moto de PM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *